Liberen al Poeta

Liberen al poeta

Liberen al poeta,
del frío invierno, de las hojas secas,
de la funesta incomprensión,
de los gritos desesperados de su don.
Arrastrado por entre las sombras,
caminos de luces, cortinas de confusión,
un destino perdido, una vida sin sentido.
Perplejo y quieto por una conciencia colectiva,
son más bien cadenas que atan la ilusión,
no es su rostro, no es un sangre.
Lluvia de acero y silencio,
inundan su talento, ahogan su voz.
 
Liberen al poeta,
del látigo silencioso del recuerdo,
de las miradas burlonas, ajenas y vacías,
del miedo que condena a los hombres
hasta arrebatarles la piel,
hasta borrarle sus sueños.
Liberen al poeta
del romance enfermizo, del amor sufrido,
de las caricias lastimosas.
Entumecido recorre a escondidas
entre fantasias y su vida,
a la sazón del verdadero amor.
 
Liberen al poeta,
espíritu salvaje que corta las amarras,
inspirado por la luna, cobijado por el sol,
viajero de las montañas, de los verdes prados,
amante de la luz y del perfume de la tierra,
goza del silencio que cautiva, que envuelve,
del silencio que expulsa las dudas,
del silencio que abraza los sueños y despierta su pasión.
 
Liberen al poeta,
lluvia de acero y silencio,
invaden su talento, agitan su voz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.