Revelaciones Parte II – Palabras de mi Madre

“Ha semejanza del padre en la virtud, fecundo de la vida, de la semilla.  Entre ríos y polvo se encuentra el Padre abrazando a sus hijos”.  Revelaciones Parte I – Creación

Con su mirada bondadosa me enseño las primeras frases del amor, palabras que vienen de mi esencia, palabras que brotan de mi virtud, virtud en gozo e inocencia, virtud que da luz y oscuridad, de la virtud que he dejado en el corazón de mi semejanza, y que brota por la inmensidad su fe.
Con su mirada bondadosa me habló mientras dormía, lo hizo con su voz cálida, tierna y susurrante, me habló de una luz infinita venidera de mis manos, me habló de la vida más allá del pensamiento, del espíritu que me abraza en todo mi ser y que ocultare entre los hombres, para que a través de el puedan ver al padre y a través del padre puedan verse a sí mismos.
Con sus manos acaricia mi rostro, intentando sanar las heridas que aún no tengo, sanando las heridas que aún no comprendo y que con el paso del tiempo los hombres de corazón débil rasgarán castigándome por su incomprensión, por su falta de fe, por su egoísmo y por su comprensible temor.  Heridas en mi cuerpo, llagas en mi piel, mi sangre-vuestra sangre derramada en la tierra, semilla del perdón y de la bondad se esparcirá en el infinito para llegar a todos generación tras generación, del padre al hijo y del hijo-padre al hijo, palabras de mi sangre, memoria al dolor del Padre y del Hijo.
Palabras de mi Madre.  Con su mirada bondadosa me hablo de un ángel, un ángel mensajero, un ángel que camina a paso lento por entre los sentimientos de mis hermanos, sus hermanos.  
A través de la luz recibo la vida, vagabundo soy por una noche y me paseo por entre las estrellas, un lugar que se torna especial pero del todo familiar, un fenómeno provocado por la mirada perdida que me domina, por saber que mis manos son la creación, por saber que mis manos son fuente de energía.
Palabras de mi Madre, palabras de vida, puente entre un universo explorado por las dudas y el infinito.  Me detengo un instante, mi llegada esta anunciada por los profetas que usan mi luz para anunciar confusiones, para otorgar caminos de vida eterna que sólo el Padre puede dar.  Anuncian mi venida, anuncian un plazo, con soberbia incitan al fin.
Mujer que entre sus brazos cansados me cubre sin importar su dolor, me alimento de su pecho cálido, brotan su calor y su pureza, hijo de la tierra y del Padre Celestial.
Palabras de mi Madre brotan de su voz y se inspiran en mi Padre, encienden una llama en mi alma para así mantenerme rodeado de su don, de su fe, de su virtud.
Con devoción hacia mi padre recibo plegarias y esperanzas, ilusiones y lamentos.  Portador de ilusiones, portador de las lagrimas del hombre veo como derraman la sangre de mis hijos, sus hermanos, en una lucha sin sentido que pretende acercarlos a mi reino, al palacio infinito de mi padre.  No os acerca ni os aleja, sólo los aleja de sí, los aleja de su propia convivencia, los aleja del perdón, y de la inmensidad terrenal.
Palabras de mi Madre, soy luz y oscuridad, soy vida, muerte y resurrección, soy el infinito, soy el tiempo, creador del universo, soy luz.
Palabras de mi Madre, mi protectora en este mundo, madre poseedora de una divinidad inmaterial, protectora de mis hijos, protectora de mi luz y de vuestra fe.

Revelaciones Parte II – Palabras de mi Madre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.