Emprendedores :: Rebeldes de sangre

Quizás el título de este post resulte difícil de digerir, incluso porque tal vez no sea el más preciso.  Sin embargo, lo que pretendo dejar en claro es que los emprendedores en su mayoría son rebeldes de un sistema, en particular del sistema laboral y en la distribución de la riqueza.

De los actuales emprendedores la mayoría no pensó serlo cuando inició su carrera profesional o laboral, sin embargo, hoy en día hay razones suficientes que en definitiva o te inspiran o te obligan a emprender un camino laboral independiente.

Por eso hablo de rebeldes de sangre.  Pongámonos en contexto.

Hay quienes gozando de una vida laboral exitosa se cansan de entregar todo su potencial a una corporación que poco les conoce y menos les retribuye, no sólo en términos monetarios, sino que en el reconocimiento al tiempo y dedicación.  De pronto se dan cuenta que en el mercado aún hay un espacio, una oportunidad de negocio para ellos y se lanzan.

Por otro lado, están quienes en una condición similar a la anterior deciden continuar con recursos propios, suele darse que poseen la red de contactos y de “clientes” para lanzarse con su firma propia.  Estos casos suelen darse en los que fueran gerentes comerciales o relacionados públicos en una empresa de tamaño mediano a grande, estos tienen la virtud de saber vender.  Suele darse que estos emprendedores buscan un socio que cubra sus puntos débiles, que cubran la operación y las finanzas.  Estos son cazadores netos.

También están los emprendedores forzados, esos que de pronto se vieron sin un trabajo, sin recursos y en la mayoría de los casos, sin plata. Estos se las rebuscan, aprenden también a la fuerza, se endeudan y venden cuanto activo disponible poseen. Estas aves fénix demoran un poco más en levantarse, pero cuando lo hacen, no hay quién los detenga.

Hay emprendedores decepcionados del sistema en general, del sistema de ahorro previsional, de las extenuantes jornadas laborales, muchas veces invadidas por el famoso Artículo 22 del código del trabajo, ese que te exime de jornada laboral, pero que suele confundirse con una sin límite horario.  Estos rebeldes de sangre, cansados comienzan a desarrollar su negocio sin desprenderse del trabajo remunerado, hasta que adquieren las alas, hasta que le dan el palo al gato y dejan todo para iniciar su nueva vida.

He visto muy de cerca casos de emprendedores que se inician en un camino independiente con la convicción de mejorar y/o brindar un mejor servicio, que acerque a las personas que le dan vida a una empresa, a los colaboradores, a los clientes.  Suelen ser apasionados por su labor/profesión, trabajan por horas y horas, están en todas.

Finalmente, están los que heredaron el método de sus padres o de algún cercano que les inspiro, frecuentemente se les encuentra en oficios, usan su vivienda como un todo, trabajan y viven en el mismo lugar.

Esta debe ser una de las más nobles maneras de revelarse, de pretender cambiar el rumbo de las cosas y de luchar por un futuro próspero y que además te engrandece como persona.

Mis respetos a todos esos micro empresarios que lo están pasando mal por consecuencia de esta crisis social, de seguro nuevamente tendrán la fortaleza y el talento para salir adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .