Rompiendo el chanchito

Seguramente muchos de nosotros a lo largo de su vida a comenzado o al menos a intentado ahorrar dinero, la figura de la alcancía era y debería seguir siendo el ícono del ahorro como concepto.  Un concepto que debemos inculcar desde la niñez, para intentar crear consciencia de que el ahorro es el único mecanismo que nos permitirá tener una vida económica ordenada y lo más importante, deberá ser nuestro sustento para cuando ya no tengamos las fuerzas para auto-valernos.

Mantener la alcancía intacta es un desafío que nos mantendrá permanentemente a prueba, muchas serán las “razones” que nos tentarán a vulnerar su cerrojo, algunas incluso pueden ser realmente ciertas y necesarias, sin embargo, es imprescindible que el ahorro cumpla su objetivo.  Por otro lado sería sensato pensar que en tiempos de crisis debamos suspenderlo, quiero decir, que frente a una crisis real no sumemos más monedas en la alcancía. Sólo eso.

Por más que pretendamos sacar tan sólo una fracción de ese ahorro, el mero hecho de concretarlo por una vez, hará que esto se vuelva una costumbre, dado que en nuestra consciencia entenderemos que lo que habita al interior de nuestro chanchito es una alternativa, aunque digamos que será la última, esto es algo que nunca sabremos del todo.

¡No rompamos el chanchito!, porque sino somos capaces de abastecernos cuando aun somos jóvenes menos lo haremos cuando seamos viejos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .